El frío atrae los turistas al norte de Tailandia

Si comentaba hace poco el ligero descenso del turismo, provocado -entre otras- por el reciente atentado del templo de Erawan (Bangkok) y a la ya no tan reciente inestabilidad política que viene arrastrando el país desde el golpe de Estado de 2014, al menos para la opinión pública internacional, parece que el norte es un oasis en esto del turismo cultural.

Esta misma semana, el Parque Nacional Doi Inthanon, que posee el pico más alto del país y constituye la cadena montañosa que separa Myanmar de Tailandia, reportaba los más de 3.000 visitantes diarios que están recibiendo.

Y me pregunto yo: ¿quién querría perderse esta vista a menos de 39-40 grados a la sombra?

Y me pregunto yo: ¿quién querría perderse esta vista a menos de 39-40 grados a la sombra?

Esta cifra, superior a la del año pasado por estas fechas, es considerablemente mayor a las previsiones realizadas, y mejora las expectativas de cara a la atracción que supone el país de las sonrisas para un turismo diferente al que internacionalmente reconocemos en los medios de comunicación.

No son los únicos, otros organismos como la Royal Agricultural Station Angkhang se han beneficiado de este aumento en el número de visitantes en una temporada que ya de por sí se considera alta.

Desde la Oficina para la Salud Pública de Chiang Mai (que sería más o menos la traducción del nombrecito al español), ofrecen por un lado una serie de recomendaciones para evitar incendios y otros accidentes forestales por descuidos, mientras advierten del descenso de las temperaturas, que ya en otros años han provocado algunas muertes de turistas poco precavidos.

El alcohol, por contra de lo que muchos piensan, disminuye la temperatura corporal y nuestra percepción del frío. Puede que te parezca obvio si sabes que es un potente vasodilatador y por tanto el percibido aumento de la temperatura no es tal, sino que es resultado de este proceso, y de hecho la disminuye a nivel interno. Algo que parecen desconocer los turistas que se emborrachan durante las horas más frías de la noche, dado que más del 85% de los casos de muerte por hipotermia en Tailandia se producen bajo los efectos de tan preciado líquido.

Como dice el humorista Leo Harlem, el agua te da la vida, pero el alcohol te da una vidilla… Salvo cuando te mata, añadiría yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *